En una economía del conocimiento, el talento y la innovación son creadores de valor y ventaja competitiva.​

Las empresas, para ser competitivas, deben aspirar a consolidar una oferta única o distintiva de productos y servicios donde el costo refleje las características innovadoras que los diferencían de la competencia y, para ello, requieren tanto de productividad como de innovación continua. ​

La falta de habilidades y recursos para la investigación, el desarrollo y la innovación en las organizaciones así como procesos poco efectivos para la toma de decisiones, limitan su competitividad y ponen en riesgo su permanencia en el mercado. ​

En CubicStar entendemos que, hoy en día, la competitividad no se traduce en un menor costo, sino en una mayor creatividad que permita aprovechar los recursos y las oportunidades que surgen en las economías emergentes cuyos mercados dinámicos buscan productos y servicios innovadores.​